La química que le enseñó a una computadora a probar vino

Sección Menú Imagen Pie para la foto de esta nota o para el vídeo relacionado. Fotos: cortesía Título: La química que le enseñó a una computadora a probar vino Título abreviado La química que le enseñó a una computadora a probar vino Resumen Katerina Axelsson, de 29 años, forma parte de los 50 Next, el listado que celebra a la generación que está marcando la industria de la gastronomía Submitted by: Submitted 1 month 4 weeks ago by María Hernández.Post date: 3:34amLast modified: 3:35amAuthor: María Hernández Fuente María Hernández Cuerpo Katerina Axelsson tiene 29 años, estudió química en la universidad de Southern California y actualmente está al frente de su propia compañía Tastry, la cual utiliza inteligencia artificial y analítica para predecir las preferencias de consumo de los compradores. No solo eso, sino que con esta información ha logrado crear recom

La química que le enseñó a una computadora a probar vino

Sección

Imagen

Katerina AxelssonKaterina Axelsson

Pie para la foto de esta nota o para el vídeo relacionado.

Fotos: cortesía
Título: 

La química que le enseñó a una computadora a probar vino

Título abreviado

La química que le enseñó a una computadora a probar vino

Resumen

Katerina Axelsson, de 29 años, forma parte de los 50 Next, el listado que celebra a la generación que está marcando la industria de la gastronomía
Last modified: 
3:35am
Author: 
María Hernández

Fuente

María Hernández

Cuerpo

Katerina Axelsson tiene 29 años, estudió química en la universidad de Southern California y actualmente está al frente de su propia compañía Tastry, la cual utiliza inteligencia artificial y analítica para predecir las preferencias de consumo de los compradores. No solo eso, sino que con esta información ha logrado crear recomendaciones personalizadas de vino que permiten a los consumidores recibir tips basados en sus sabores preferidos; así como ayudar a las tiendas a optimizar su stock y a las propias bodegas a producir vinos más exitosos.  

Todo comenzó cuando Katerina aún era estudiante, para ayudarse a pagar sus estudios, Kat trabajó en una facilidad dedicada a aplastar uvas para el vino. Estando allí, notó que un mismo vino pero con diferente etiquetado recibía calificaciones totalmente distintas, a pesar de tratarse de los mismos críticos y jueces. Es así como supo que tenía que encontrar una manera más exacta para calificar el vino utilizando la química en lugar de del sistema de puntuación tradicional.

Katerina se puso a trabajar y generó una base de datos de química de vinos. Más tarde, se alió con el profesor Alexander Dekhtyar, un doctor en ciencia computacional para, juntos, enseñarle a una computadora cómo probar vino.

katerina_axelsson_tastry_50_next_1.jpg

Con Tastry, Katerina ha cambiado completamente la experiencia de comprar vino, lo cual la ha convertido en parte de los 50 Next, un listado que celebra a los talentos jovenes que están transformando la industria gastronómica actual.

En Menú, tuvimos la oportunidad de charlar con ella sobre la industria de vino, tecnología y lo que sigue para Tastry.
 

¿Cómo percibes la industria actual de vino?

La industria del vino es una combinación única de arte y grandes negocios y, como todas las industrias, está enfocada en desarrollar relaciones hiperpersonalizadas con sus clientes. Si bien el crecimiento de DTC estaba bien encaminado antes del nuevo coronavirus, esos eventos recientes han puesto en discución de relieve algunos de los pasivos del paradigma actual. Mientras que las grandes marcas que están bien representadas en el mercado distribuido lo han hecho muy bien, las bodegas de nicho, que representan aproximadamente la mitad de las bodegas en los Estados Unidos, batallaron cuando sus salas de degustación cerraron inesperadamente. Cada bodega con la que trabajamos está comprometida con el desarrollo de múltiples canales de ventas y la mejora de su capacidad para afrontar interrupciones inesperadas.

¿Crees que están preparados o abiertos a utilizar una tecnología como la tuya?

Sí, hemos tenido la suerte de disfrutar de una gran acogida de grandes y pequeñas bodegas, por igual. Debido a que nuestro objetivo o meta en Tastry es ayudar a todas las bodegas a conectarse mejor con sus clientes, estamos completamente alineados. Trabajamos muy de cerca con bodegas, distribuidores y minoristas para ayudarlos a llegar a los clientes que amarán y consumirán su vino; Me gusta decir que cada vino es como un "Águila gritando" para alguien; y podemos ayudar a encontrarlos.
 

¿Cuál es la reacción que tu proyecto ha recibido de sus usuarios? ¿Cómo describirías a tu cliente principal?

La tecnología de Tastry es implementada por nuestros clientes comerciales de muchas maneras y está dirigida a diferentes clientes, desde usuarios novatos que buscan una recomendación simple en el supermercado hasta expertos en vinos que desean explorar caldos inusuales de todo el mundo.
 

¿Por qué cree que dicha tecnología debe tener un lugar o desempeñar un papel en la industria actual?

La industria del vino ha existido mucho antes de Tastry, por lo que no la caracterizaría como necesaria; sin embargo, las bodegas se encuentran en un mercado global con una competencia cada vez mayor y una base de clientes más exigente. El status quo siempre ha sido "cómpralo y pruébalo". Pero las generaciones más jóvenes, que ahora compran aproximadamente la mitad del mercado, rechazan cada vez más este paradigma; no creen que deban tener que pagar por nada que no les guste. Por el contrario, esperan recomendaciones relevantes e hiperpersonalizadas y esperan que sean precisas, incluso en línea. No necesitamos mirar más allá de las revoluciones de recomendaciones en entretenimiento, juegos, maquillaje y ropa. En mi opinión, las bodegas que adopten estas expectativas crecientes se encontrarán en mejores condiciones de competir que aquellas que no lo hagan.

¿Es infalible?

Es “infalible”, pero nada es perfecto. Habiendo dicho eso, los consumidores que usan Tastry califican el vino recomendado un 45% más alto que cualquier otro método para recomendar vino, por ejemplo: datos de etiquetas, notas de cata, reseñas, puntajes de la industria, etc.

Nuestro primer entendimiento del cliente y su paladar lo obtenemos a través deun cuestionario con preguntas como, "te gusta el olor a hierba recién cortada" o "te gusta el sabor del café". En los últimos años ha habido muchos imitadores, el cuestionario Tastry es diferente. Las preguntas las genera nuestra IA (inteligencia artificial) . TastryAI utiliza las preguntas como análogas para comprender cómo el paladar de un consumidor individual percibe varios compuestos o grupos en relación con un inventario de vino determinado (restaurante, bar de vinos, tienda de comestibles, etc.). La IA ya sabe qué compuestos, o grupos son responsables del "olor a hierba recién cortada" y si sabemos cómo un consumidor percibe eso, entonces la IA entiende una parte del paladar de ese individuo, (es decir, cómo ese paladar responde a esos compuestos). La dirección que le damos a la IA es generar la menor cantidad de preguntas posibles, pero suficientes para comprender al menos el 80% del paladar humano; y, dependiendo del inventario en cuestión, eso normalmente da como resultado de 8 a 10 preguntas. Esas preguntas intuitivas y de apariencia simple realmente brindan visibilidad a la percepción de un consumidor individual de muchas docenas o incluso cientos de compuestos.

Hasta la fecha, todos los demás recomendadores proporcionados a los consumidores de vino no han dado en el blanco. Son no granulares, subjetivos, sesgados o trucos. Los trucos son los más atroces, pero parecen exponerse rápidamente y creo que terminarán siendo netamente negativos para las empresas que los implementen. Tenemos muchos modelos de implementación, desde recomendadores muy simples para tiendas de abarrotes -que combinan una preferencia de paladar básica al vino hasta recomendadores más elaboradas que, además del maridaje básico, dan cuenta del nivel de experiencia, grupos de personas, contexto, maridajes, etc. Y si nuestro bucle de retroalimentación es implementado por la bodega o el minorista, cada bebedor de vino es retirado del recomendador de línea de base y esencialmente proporciona su propio algoritmo de IA personal.. Nuestro recomendador básico tiene una precisión del 80-90% con solo unas pocas preguntas, y como los vinos son calificados por consumidores individuales, la precisión de sus recomendaciones seguirá aumentando.

Todos los demás "recomendadores" en el mercado emplean métodos típicos de agrupamiento y filtrado colaborativo, que son totalmente desiguales para la tarea en cuestión. Cualquier recomendador viable de productos de base sensorial, como el vino, debe comprender el producto individual y el consumidor individual, es decir, las variables latentes que distinguen a cada uno dentro de una población más grande. Con ese fin, Tastry analiza cada producto con una química analítica patentada muy avanzada y luego decodificamos el sabor, el aroma, la textura y la matriz de color del producto con una inteligencia artificial personalizada diseñada para digerir nuestros datos únicos; realizamos esta función en muchos miles de botellas cada año. Tastry luego decodifica la matriz del paladar de cada consumidor individual al que le hacemos recomendaciones; actualmente podemos describir matemáticamente más de mil millones de paladares humanos únicos. Hemos encontrado que esta granularidad es necesaria porque la variación en el paladar humano es inmensa. A modo de ejemplo, de las decenas de miles de paladares que hemos registrado, el paladar más común solo lo comparten 13 personas, la gran mayoría de los consumidores tienen un paladar único "único", no idéntico a nadie más en nuestra base de datos.
 

¿Qué te gustaría hacer próximamente?

Estamos trabajando con algunas bodegas y minoristas de vinos de muy alto nivel que están realmente interesados ​​en aprovechar los aspectos más exóticos de la tecnología Tastry. Por ejemplo, la inteligencia artificial de Tastry podría identificar los 6 vinos de Burdeos más diferentes del planeta, o proporcionar una única recomendación para un grupo de amigos, o buscar entre miles de recetas para encontrar la mejor combinación para un vino en particular. Estos casos de uso son divertidos y particularmente relacionados con la naturaleza social del vino.
 

¿Qué sigue para tu empresa?

Respondiendo a la demanda entrante, Tastry se está expandiendo a Europa y Asia este año. En apoyo de ese esfuerzo, actualmente estamos considerando una nueva ronda de financiamiento que se ejecutará antes de fines de 2021.

Leer también: Aquí puedes leer la Guía Universal de Vino Mexicano

Tags

50 next
gastronomía
vino

Notas Destacadas Field Collection

Nota destacada

La chiapaneca Claudia Albertina Ruíz, dentro de la lista 50 Next

Estilo de Imagen

Sin Imagen

Titulo minuto por minuto

La química que le enseñó a una computadora a probar vino

Imagen en Apertura

imagen_apertura

Estilo de Imagen en Apertura

Imagen Grande

Ocultar comentarios de facebook

No mostrar imagen en home lateral izquierdo

0
Breadcrumb: 
Layout: 
Estandar
Contenido plus: 
1